¿Qué es y cómo funciona el código de barras?

El código de barras que comúnmente conocemos por las etiquetas que identifican a los productos en el mercado, es un sistema de numeración que permite la identificación única de productos en las distintas etapas del movimiento de los mismos desde la producción, pasando por la cadena de suministro, hasta la venta final (e incluso más allá, cuando estos artículos son almacenados en forma sistematizada por los consumidores).

El código de barras está estandarizado bajo el sistema EAN (European Article Numbering, en español: Numeración Europea de Artículos) o también conocido como IAN (International Article Number, en español: Numeración Internacional de Artículos). Los códigos que se usan para los productos de consumo están definidos en el estándar EAN13, que define el código en 13 dígitos, los que están divididos de la siguiente forma:


  • 3 primeros dígitos: Identifican el País en el que está la empresa
  • 4 dígitos siguientes: Identificación de la empresa 
  • 5 dígitos siguientes: Identificación de los productos
  • Ultimo dígito: Dígito de control

Este último dígito, se calcula a partir de los 12 dígitos anteriores mediante un algoritmo, si no coincide, el sistema asume que hay algún problema en la lectura del código y pide volver a escanear el mismo.

Lectura de los códigos de barras:

Para realizar la lectura de códigos de barras, existen distintos métodos, el más extendido en la actualidad es el sistema óptico que emplea un láser para el escaneo del código. Este sistema está basado en un led laser, un sistema de espejos (uno móvil y uno fijo) y un sensor de luz.

El sistema funciona activando el rayo láser, el cual, mediante el movimiento oscilatorio del espejo móvil, dirige el rayo se mueva sobre una línea recta en forma muy veloz (razón por la que vemos una línea y no un punto en estos dispositivos), luego, cuando esta trayectoria lineal del láser pasa sobre el código de barras, la luz del mismo, se reflecta en forma distinta entre las barras negras y los espacios blancos, lo que genera distintos pulsos de luz, que son rebotados en el espejo fijo hacia el sensor de luz. Finalmente, el sensor de luz, interpreta estos pulsos en una señal, la que luego es interpretada por un ordenador de acuerdo al estándar empleado, descifrando el código de barras leído.



Si esto fue útil, recomiéndanos más abajo, en la red social de tu preferencia:

"Me Gusta" en Facebook o [+1] en Google. ¡Gracias!

No hay comentarios:

Publicar un comentario